El clan del cassoulet

En los años heroicos de la Transición, fruto del ahora denostado Régimen del 78, hubo un grupo de socialistas a quienes llamaban el clan del cassoulet, pues eran hijos del exilio y se criaron en Toulouse. El cassoulet es un plato del sur de Francia guisado a base de judías blancas, salchicha de Toulouse y confit de pato, todo ello gratinado.

No queremos ser pretenciosos; ellos se lo ganaron más que nosotros. Pero el equipo glocal se reúne off line de vez en cuando para hablar de política al calor de un plato de cassoulet, un vino de Burdeos y un calvados. Ayer salieron temas como Podemos, el próximo gobierno, la política en EEUU y alguna serie de televisión.

Esta es mi visión del menú:

CASSOULET

Educación: coger velocidad es urgente

total_educa

Un gran profesor siempre nos decía que al evaluar la educación de un alumno,  lo importante no era tanto el promedio de sus notas como que éstas hubiesen ido mejorando (“¡lo importante no es el valor absoluto, sino la derivada!“). Es decir, que para saber hasta dónde puedes llegar en unos años cuenta más la velocidad que llevas que desde dónde empiezas.

Por eso al analizar actuaciones en políticas a largo plazo, como la Educación, es importante mirar las tendencias más que las posiciones o el gasto neto.

En las gráficas del gasto público en Educación en España, las épocas de gobiernos conservadores coinciden con estancamientos y retrocesos y las épocas de gobiernos socialdemócratas, en general, con aumentos sostenidos.

Es fácil quejarse del mal estado de la educación pública si cuando se ejercen responsabilidades a cualquier nivel, municipal, autonómico o nacional, se recorta el número de profesores. Si se aumentan las ratios de alumno por profesor, se deteriora y denigra el trabajo y la figura del maestro, la educación empeorará sin duda.

No puedo compartir que todos los políticos sean iguales. Unos llegan a acuerdos necesarios para mantener las instituciones educativas públicas vivas. Otros las menosprecian continuamente,  priorizando la Formula 1 en vez de las escuelas. Unos trabajan por un pacto educativo, y otros se lo cargan. En innovación, unos mantuvieron una financiación sostenida durante décadas y otros crean vacías Agencias de Investigación a coste cero el último día de la legislatura.

No podemos permitirnos más estancamiento. La Educación es un tema a largo plazo, y por eso coger velocidad es urgente. El domingo nos la jugamos.

Dejen al talento fluir libremente

einsteinBNLa primera Teoría de la Relatividad la enunció Galileo Galilei, a principios del siglo XVII y no hizo sino poner en lenguaje matemático el sentido común: si Alicia, y Benito están sentados uno al lado del otro en un banco del parque, se ven uno al lado del otro en reposo, y describen igual el vuelo de una paloma que pase. Esto no cambia si van los dos en un avión, o corriendo juntos (a velocidad constante). Si Alicia es triatleta y coge la bici, Benito la verá alejarse mientras corre, con una cierta velocidad, la misma con la que Alicia lo ve quedarse atrás. Su amigo Carlos, cómodamente sentado en otro banco del parque, ve más rápida a Alicia en la misma cantidad que Benito la ve alejarse. De eso precisamente va la Teoría de la Relatividad (la de Galileo y la de Einstein): de cómo traducir los datos de un observador (A, B, o C) según sea su movimiento relativo. No dice que “todo es relativo”, porque eso es obvio, ni tiene que ver con el relativismo filosófico tan de moda hace un tiempo (y al que Sokal dio el mejor “zasca” de la historia). La relatividad de Galileo es así de simple, puro sentido común.

Política científica y de innovación en tiempos de crisis

MugLitio16 de noviembre de 2015 a las 17:00h. Estamos en la sala de reuniones de CIEM Zaragoza. Se inaugura la mesa Política científica y de innovación en tiempos de crisis. Invitados Alfredo Pérez Rubalcaba y Susana Sumelzo. Modera Luis Miguel García Vinuesa. 50 asistentes, algunos fotógrafos y bastante expectación.

No saber matemáticas no provoca cáncer, pero da sustos

Versión 3Te despiertas tan tranquilo y te encuentras con que la carne roja es cancerígena, que la Organización Mundial de la Salud compara el jamón y el chorizo con el tabaco y el alcohol. ¡Alarma!

Los números que arroja el estudio son de hecho alarmantes, y las cantidades consideradas “inocuas” para un consumo diario más bien moderadas. ¿Estoy destrozando la salud de mis hijos a fuerza de bocatas de jamón? Calma…miremos bien esos números.