Sobre argumentos espurios y sistemas electorales

800px-jean-jacques_rousseau_painted_portraitRepetir muchas veces un argumento puede que sirva para cambiar el estado de opinión de la ciudadanía, pero no suele servir para cambiar las leyes de un país. Podemos repetir de forma incesante que “debe gobernar el partido que más escaños ha obtenido”; o que “los ciudadanos nos han enviado a la oposición”; pero por mucho que lo repita el interesado, ya sea ministro, presidente de comunidad o simple ciudadano, no dejará de ser una opinión sin fundamento.

Me explico: nuestro país, al igual que muchas otras democracias modernas, dispone de un sistema electoral según el cual no es presidente, o alcalde, el candidato que obtiene más votos/escaños/concejalías en unas elecciones, sino el que consigue formar una mayoría que lo sustente al frente de esa institución. Esto significa que, como decimos, ser el más votado no implica automáticamente gobernar.

Averly: el concejal de Urbanismo frente a su laberinto

No me fío de las teorías conspirativas: sólo funcionan bien en las pelis americanas. Por eso he de confesar que cuando leí el post de Alberto Cubero, concejal de Servicios Entrada_AverlyPúblicos  del Ayuntamiento de Zaragoza, se me erizó el vello. ¿De verdad que el desgraciado asunto de Averly se puede resumir así?: “al final los especuladores y su brazo político (PP, PSOE y Cs) han logrado sus objetivos”.

Desde luego, es una explicación que cabe en un tweet. Correrá como la pólvora. Pero ya sólo por lo simplona yo desconfiaría de ella. Es más, me parece que es una excusa muy pobre que no logra disimular todo el catálogo de torpezas y carencias desplegado por el responsable de la gestión de este asunto, el Concejal de Urbanismo.

El clan del cassoulet

En los años heroicos de la Transición, fruto del ahora denostado Régimen del 78, hubo un grupo de socialistas a quienes llamaban el clan del cassoulet, pues eran hijos del exilio y se criaron en Toulouse. El cassoulet es un plato del sur de Francia guisado a base de judías blancas, salchicha de Toulouse y confit de pato, todo ello gratinado.

No queremos ser pretenciosos; ellos se lo ganaron más que nosotros. Pero el equipo glocal se reúne off line de vez en cuando para hablar de política al calor de un plato de cassoulet, un vino de Burdeos y un calvados. Ayer salieron temas como Podemos, el próximo gobierno, la política en EEUU y alguna serie de televisión.

Esta es mi visión del menú:

CASSOULET

Si Adam Smith levantara la cabeza, o de cómo Esperanza Aguirre jamás ha sido liberal

LTC-220
Dani Gª Nieto. Aragón Digital

La dimisión de Esperanza Aguirre hace una semana ha supuesto el abandono de una de las más importantes políticas de la historia de España. Con una interesante mezcla de inteligencia y mala leche, si algo no se le puede negar a la expresidenta y exalcaldesa de Madrid es su gran capacidad para generar titulares, ganar adhesiones casi inquebrantables entre su electorado, capear temporales, y generar casi tantos odios como adhesiones entre los propios votantes y militantes del PP.

De entre las muchas cosas que llaman la atención de la personalidad de la condesa de Bornos es su persistente autorreferencia como seguidora del liberalismo británico, de manera que, a poco que le pongan delante un micrófono, enseguida empieza a desgranar las bondades no solo de los autores liberales clásicos, sino de su heredera más ilustre, Margaret Thatcher, de quien Aguirre se ha confesado en más de una ocasión ferviente admiradora.

Comprender la deriva hacia el terrorismo yihadista

mosultEn España estamos empezando a tratar con un fenómeno social que hubiera sido impensable hace apenas 40 años: una parte importante de nuestra población es de origen extranjero. Pero muchos de ellos ya son españoles. Incluso, muchos de ellos ya han nacido en España.

Son españoles de hecho y de derecho pero tienen un bagaje cultural y religioso variopinto y en ocasiones mal comprendido, especialmente cuando se trata de la religión musulmana. Así que no es aventurado decir que en España tenemos un porcentaje relevante de ciudadanos que lidian cotidianamente con situaciones de “alteridad”, ya sea en carne propia o en ajena: porque “son distintos” o porque “se enfrentan al distinto”.

Estos debates, estas tensiones, llevan años viviéndose en otros países y en otras sociedades. “No innoves. Copia”. Creo que se lo oí a Emilio Duró. En todo caso, es una buena reflexión: cualquier problema que se nos plantea en la vida ya ha sido experimentado por otros antes. Así que es una buena idea mirar alrededor para analizar cómo otros han tratado de dar respuesta a situaciones que para nosotros son nuevas aprendiendo de sus aciertos y de sus errores. En esta materia, Bélgica lleva a España algunas décadas de adelanto. Por eso os proponemos hoy la lectura de un artículo de Corinne Torrekens publicado originalmente en la revista La Revue Nouvelle y en el que analiza, en el contexto belga, la deriva hacia el terrorismo yihadista. Como veréis, los paralelismos con la situación española son prácticamente totales. Las lecciones a aprender, también. 

¿Por qué la teoría de juegos predice que Sánchez será presidente?

Nash-Joven
John Forbes Nash

Es posible que la puesta de largo del próximo gobierno coincida con el primer aniversario de la muerte de John Nash (1928, 2015), el genial matemático experto en teoría de juegos que recibió en 1994 el premio Nobel por sus aportaciones al modelado y estudio de los procesos de cooperación y negociación y cuya vida fue llevada al celuloide en la célebre película “Una mente maravillosa”, protagonizada por Russell Crowe y ganadora de varios óscars.

Entre su legado matemático aparece el llamado “equilibrio de Nash”, que define la situación en la que ninguno de los participantes en un determinado juego tiene nada que ganar si cambia de estrategia. Uno de los objetivos de cualquier dinámica de cooperación consiste, entonces, en asegurarse que la estrategia más beneficiosa para todos los participantes en una determinada empresa es la de cooperar. Si los jugadores se llaman PP, C’s, PSOE y Podemos, y si la empresa es la de investir un presidente sin romper el juego, es decir, sin convocar elecciones por segunda vez, tenemos un apasionante problema.

EL ÚLTIMO FASCISTA

 

 

 

Jean-Marie Le Pen no es noticia, lo admito. La última que protagonizó fue en enero, cuando anunció que iba a demandar al ex de Madonna por hacerse un selfie con él cuando dormía en un avión. Pero sus salidas de tono ultramontanas acerca de los extranjeros, de la raza, de la patria y de su pastelera madre, nos han helado la sangre en las venas los últimos 30 años. Ofrezco un curso rápido de LePenismo en tres viñetas. Para que luego no digáis que no lo sabíais…Repor 2

 

 

 

La política en tiempos de indignación

innerarity“La política en tiempos de indignación” es el último libro del filósofo Daniel Innerarity.

Vivimos semanas apasionantes en el terreno político, pues la actualidad se despliega con apabullante velocidad, a la vez que el relato de lo que sucede para la formación de gobierno sólo puede componerse del todo yuxtaponiendo múltiples planos y formatos, como en los mejores productos audiovisuales transmedia. De hecho, podemos cerrar los ojos por un momento e imaginarnos que los líderes de los partidos son, en realidad, personajes de un thriller por entregas, en el que el retorcido equipo de guionistas nos depara en cada episodio un nuevo giro de la trama. Fuego amigo, líneas rojas, vetos cruzados, sillones, ruedas de prensa simultáneas, escándalos de corrupción, filtraciones… el protagonista guaperas con la cuasi-imposible tarea de formar un gobierno en franca minoría, el presidente saliente, viejo lobo, aún al mando de muchos de los resortes del poder y dispuesto a morir arrasándolo todo. Los jóvenes y sobradamente preparados aspirantes (mención especial aquí al equipo de vestuario), a izquierda y derecha lanzando dardos envenenados y generando, en cada tertulia, el efectista titular definitivo.

Las pistas que nos deja el inicio de legislatura

Patxi lopez 1024x1024Vivimos buenos tiempos para la política en España: el 20-D dio voz, por fin, y 4 años después del 15-M, a una parte importante de la sociedad que no se sentía representada en el parlamento que nació de las elecciones del 2011. Las largas vacaciones navideñas y el consiguiente vacío informativo tras las elecciones, a su vez, dieron voz a los descontentos con la actual ejecutiva federal del PSOE, que trataron (en su derecho están) de segar la hierba bajo los pies del Secretario General. El inicio de legislatura esta misma semana dio voz, como debe ser, a los representantes elegidos democráticamente para pilotar un nuevo tiempo en la historia política española.

Inauguramos un tiempo político que ha de afrontar grandes retos: el democrático, el económico, el social, el medioambiental, y el territorial. 5 colosales desafíos para los que se precisan lo mejor de cada uno de nosotros. Se trata de que, cada una de las formaciones políticas que encarnan el parlamento, ahora sí reflejo de la pluralidad política española, dejen de mirar a las cámaras y se remanguen para reconstruir el edificio del país que habitaremos en los próximos 40 años.